No me lo digas, eres una de esas personas que crees que contratas a una empresa de Marketing y que ya te puedes olvidar de cualquier tema relativo a la comunicación e imagen. ¡Pues craso error!

Tienes que verlo de la siguiente manera: estás contratando y externalizando unos servicios para que un profesional los haga por ti. Pero eso no significa que ese profesional tenga la información necesaria para que pueda trabajar. ¿Verdad que los trabajadores de tu empresa también te ahorran tiempo en determinadas tareas? Claro. ¿Pero verdad que igualmente tienes que gastar un tiempo mínimo en dirigirlos y darles instrucciones? Claro. Pues lo mismo ocurrirá cuando externalices tus servicios de marketing.

Recapitulando, vas a pagar a alguien para que te haga un buen trabajo, ya que es profesional en la materia, y además te vas a ahorrar el tiempo de realizarlo. Pero no significa que te desentiendas absolutamente del todo. Va a ser como un trabajador «mercenario» de tu empresa. Pero puedes considerarlo como un trabajador más, ya que va a tratar una de las patas clave de la estrategia empresarial de tu marca: el marketing.

Los pilares de una coordinación en la relación agencia-cliente

Para que la relación agencia-cliente sea totalmente exitosa, será necesario antes que nada un firme compromiso por parte de ambos para mantener abierto un canal de retroalimentación de la información estratégica para conformar la estrategia de marketing por parte de la Agencia.

Pero antes de proceder a ver los puntos clave para que está relación sea la base de una estrategia de comunicación sólida, déjame aclararte algo muy importante. A veces las empresas creen que invirtiendo en marketing van a conseguir un milagro. No me malinterpretes: el marketing puede hacer mucho por tu marca…¡a veces incluso milagros!. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, no será suficiente para alcanzar tus objetivos. Esto entra dentro del concepto de las 4 P del marketing, el fundamento básico para que tu estrategia corporativa funcione bien.

Si piensas que publicando solamente en redes sociales vas a empezar a vender masivamente, ves descartándolo de tu cabeza. Vas a tener que tomar decisiones y fijar unos precios adecuados, una distribución acorde a tu oferta y además, vender un producto o servicio que cumpla las expectativas de tu cliente tipo.

«Algunos empresarios tienen un producto poco especializado o de escasa calidad y busca en el marketing lo que no existe en la vida real: el milagro»

Si tienes cualquier duda sobre las 4 P, puedes dejar un comentario. Pues bien, una vez que tu Agencia te advierte sobre que todo tiene que remar en la misma dirección y de una forma cohesionada y coherente, llega el momento de comenzar tu andadura con la agencia que has escogido.

Yo te recomiendo ir revisando el siguiente check-list para que no se te olvide ninguno de estos puntos necesarios para una buena coordinación. Tú vas a tener que poner de tu parte para que los resultados se vayan dando:

  1. INICIO DE LA RELACIÓN: Aclarar cuáles son las responsabilidades de cada una de las partes. Es clave para cimentar la relación agencia-cliente.
  2. INFORMACIÓN INICIAL: La agencia va a necesitar la información imprescindible de tu marca para perfilar la estrategia de marketing a desarrollar.
  3. CALENDARIO: También vas a tener que informar sobre los horarios, meses o días especiales de tu actividad para tenerlos en cuenta en la estrategia.
  4. FLUJO DE INFORMACIÓN: La agencia debe establecer contigo un sistema de flujo de información cristalizado en documento, ficheros o mensajes, para que las dos partes os retroalimentéis.
  5. MEJORA CONTINUA: Establecer reuniones periódicas para mejorar grietas en el sistema de trabajo y proponer mejoras en los procesos de información entre las dos partes.

Todos estos puntos como decíamos al principio necesitan de la constancia e interés de las dos partes. No eches la culpa a tu agencia de marketing si luego pasas olímpicamente de ellos. No. Tienes que implicarte (al menos, en lo que ellos te pidan). Y por último, si tienes dudas a cuál contratar, nunca la contrates cuando observes las siguientes situaciones:

  • Tu agencia jamás te pide nada (no te pide información, no te propone cambiar procesos o simplemente te llama para saber como va la venta de tu producto o servicio)
  • Tu agencia va como pollo sin cabeza: desorden, no tiene dirección o visión de hacia donde debe ir tu estrategia y no sabe estructurar o priorizar lo que necesita de ti.
  • Tu agencia no tiene en cuenta las 4 P: entonces simplemente está tomando acciones de muy bajo alcance.

¿Te ha gustado el post? ¡Pues déjanos un comentario!

Pin It on Pinterest

1
Powered by Join.chat
¡Hola!. Soy Edu.
¿En qué puedo ayudarte?